Volver atrás

Uxue Barkos: Para Geroa Bai, este acuerdo de Gobierno continúa la senda que iniciamos en el año 2015 de recuperar para Navarra la dignidad de ser sujeto político

    Uxue Barkos Uxue Barkos

    DEBATE DE INVESTIDURA XI LEGISLATURA

     

    XI LEGEGINTZALDIKO INBESTIDURA DEBATEA

     

    DISCURSO - UXUE BARKOS- HITZALDIA

    2023-08-14

     

    Eskerrik asko presidente jauna; parlamentari jaun-andereok.

    Nafarroako Gobernua eratzeko negoziazioetan lau alditan parte hartzeko aukera izan dut 2007tik hona; eta horietako hirutan nire koalizioaren printzipio eta proposamen politikoen inguruko jarrera Geroa Bairen izenean zuzenduz.

    Hemendik hasi nahi dut, akordioa bere testuinguruan kokatzeko, negoziazioan agerian geratu diren zailtasunak agertzeko, baina azkenean akordioa lortu dela azpimarratuz ere.

    Izan ere, eta agerikoak diren arrazoiengatik 2007ko negoziazioa konparatibatik atera dut, honako honetan akordioaren helburua urrundu duten une eta ezadostasun kritikoak nabarmenak izan dira, inolako zalantzarik gabe.

    Zenbait unetan, Nafarroako errealitate politikotik kanpo dauden arrazoiengatik:  Nafarroako gizarteak pasa den maiatzaren 28an hautestontzietan adierazi nahi izan zuenetik erabat kanpo dauden arrazoiengatik.

    Beste kasu batzuetan, programan, egituran eta jarraipen mekanismoetan akordio global bat ixteko gobernukideen artean egon diren zailtasunengatik: hori izan baitzen Geroa Baitik lehen unetik defendatu genuena, hiru atal horiek bereizezinezko akordio bat eduki behar zutela. Edukien inguruko akordio bat ezerezean geratzen baita politika publikoak burutzeko ardura ez badugu denok elkarbanatzen, eta hori guztia ahuldu egiten delako kontrolerako mekanismoak serioak ez badira edo orain arte lortutako esperientzia ez badute jasotzen.

    Ez, Geroa Bain ez genuke inoiz baldintzarik gabeko BAIrik emango.

    Horren aurrean, eta egindako lan sutsu, duin eta zorrotzari esker, gaur akordio hori globala da, eta Geroa Bairen iritziz abiapuntura itzuli gara, negoziazioak hasi zirenean proposatu genuen zentzuzko puntura.

    Akordiotik kanpo eta akordioaren aurka daudenek, PSN, Geroa Bai eta Contigo-Zurekin formakuntzok dokumentuan adierazi ditugun ezadostasunetan jarriko dute arreta; baina horien aurrean zera defendatuko dut nik; María Chiviteren inbestidurarako eta XI Legealdiko Gobernu honentzako egonkortasun bokazioa sendotzen duen gardentasun jarduna da egin duguna; ezberdintasunak handiak direnean ere, adostasun puntuak ere handiak eta asko direlako.

    Eta akordioetan lehena, zalantzarik gabe, 2015ean ekin genion aldaketa sakonean aurrera egiten jarraitzearekin du zerikusia.

    Denbora gehiegi batzuentzako, gobernu egonkorreko 8 urte, bi legegintzaldi, ezin dela jada ALDAKETA deitu iritzi duten horientzako. Denbora gehiegi, logikoa da, boterean egotea baino ez beste bilatzen ez duten nostalgikoentzako.

    Baina bai: Geroa Bai jaio zen une beretik egin nahi izan duen aldaketa soziologikoak honekin du zerikusia; nafar gizartea bere erakunde guztietan ordezkaturik ikustearekin hain zuzen ere. Oro har aurrerakoia eta anitza den gizarte bat, duela hamarkadetatik hona hala erakusten baitute hautestontziek.

    Beste behin ere Nafarroako Gobernuan gauzaturik ikusiko dugun anbizio hori Udal guztietara ere helarazteko erronka dugu orain.

    Garaiz gaude.

    Bitartean, Foru Parlamentuko ehuneko 60a ordezkatuz, legealdi honetarako inbestidura saio honetan berriro ere lortzera goaz.

     

    [Gracias presidente; señoras y señores parlamentarios.

    Desde el año 2007 he tenido la oportunidad de participar en cuatro ocasiones en las negociaciones para conformar un Gobierno para Navarra; y en tres de ellas he dirigido en nombre de Geroa Bai la posición, en principios y en propuestas políticas, de mi coalición.

    Quiero empezar por aquí para contextualizar el acuerdo, las dificultades evidenciadas en la negociación, pero finalmente su consecución.

    Porque sin duda, y excluyo de la comparativa las negociaciones del año 2007 por razones obvias, en esta ocasión sí se han puesto de manifiesto momentos y diferencias críticas que alejaban el horizonte del acuerdo.

    En algunos momentos, por razones ajenas a la realidad política navarra: ajenas completamente a lo que la sociedad navarra quiso expresar en las urnas el pasado 28 de mayo.

    En otros casos por la dificultad entre los socios para cerrar un acuerdo global en programa, estructura y mecanismos de seguimiento: algo que, desde Geroa Bai, defendimos desde el primer momento debía ser un todo indisoluble. Porque un acuerdo de contenidos se queda en papel mojado si la responsabilidad de llevar a cabo las políticas públicas no es compartida, y porque todo ello se debilita si los mecanismos de control no son serios o no recogen la experiencia acumulada.

    No, en Geroa Bai nunca hubiéramos dado un sí sin condiciones.

    Por el contrario, y gracias a un trabajo de tesón, dignidad y exigencia, hoy este acuerdo es global, y en opinión de Geroa Bai vuelve al punto de partida, al punto del sentido común que propusimos en el inicio mismo de las negociaciones.

    Los ajenos y los contrarios al acuerdo pondrán el foco en los desacuerdos que hemos expresado PSN, Geroa Bai y Contigo-Zurekin en el documento; por el contrario defiendo que este capítulo es todo un ejercicio de transparencia que refuerza la vocación de estabilidad para la investidura de María Chivite y el Gobierno de esta XI legislatura; y porque donde las diferencias son importantes, los acuerdos también y son más.

    Y el primero de los acuerdos sin duda tiene que ver con seguir ahondando en el cambio profundo que iniciamos en 2015.

    Demasiado tiempo para algunos, que opinan que 8 años de gobiernos estables, dos legislaturas, no pueden ya llamarse cambio. Demasiado tiempo, es lógico, para los nostálgicos del poder por el poder.

    Pero sí: el cambio sociológico que Geroa Bai ha ambicionado desde el momento mismo de su nacimiento tiene que ver precisamente con la consolidación de ver a la sociedad navarra representada en todas sus instituciones. Una sociedad mayoritariamente progresista y plural como las urnas vienen acreditando desde hace décadas.

    Nos queda el reto de que esta ambición, que veremos una vez más cumplida en lo que respecta al Gobierno de Navarra se traslade también a todos los ayuntamientos.

    Estamos a tiempo.

    Mientras, y en representación del 60 por ciento de los representantes del Parlamento Foral, en esta sesión de investidura lo vamos a volver a conseguir para esta legislatura.]

     

    Llegar hasta el acuerdo ha sido trabajoso en esta ocasión, pero vale más solventar con todo el empeño y hasta a cara de perro los escollos surgidos, vale más enfrentarse sin miedo al trabajo que aplazar los desencuentros por correr en el último momento… Vale más expresar las diferencias en un buen acuerdo que ocultarlas en uno malo.

    Pero tampoco nos vamos a engañar: los tempos en los que llegamos hoy a este debate de investidura no han estado condicionados solo por las negociaciones, como sabemos bien.

    La variable de las elecciones generales, el interés en algunos casos en que el acuerdo navarro no interfiriera en la campaña general; los resultados finales y el último recuento del voto CERA:  la importancia de un voto en el congreso de los diputados y su trascendencia para un acuerdo en Navarra… la sombra de la duda de volver a la Navarra “objeto” de los intereses políticos de otros, no voy a afirmar hoy aquí que haya planeado sobre las negociones para el Gobierno foral: ya se han encargado otros de hacerlo a lo largo de las mismas.

    Y seguirán haciéndolo, señora Chivite, si no son ustedes, los socialistas, capaces de llevar este mismo acuerdo a los ayuntamientos navarros.

    Si no son capaces de reivindicar Navarra como sujeto político libre de otros intereses que no pueden ni deben doblegar a esta cámara y por lo tanto a nuestra sociedad.

    Si no son capaces de terminar con el yugo del manido, rancio y demostradamente antidemocrático artificio franquista del “Navarra cuestión de estado”.

    Y así lo hemos venido defendiendo y lo seguiremos haciendo las mujeres y los hombres de Geroa Bai: sin caer tampoco en la trampa de las urgencias uniformizadoras frente a los totalitarismos.

    Porque una Navarra sujeto político es también la mejor vacuna a corto, a medio y a largo frente al avance totalitario que estamos viviendo en toda Europa, y ejemplos como el de esta cámara frente a la involución que se está produciendo en otros parlamentos y gobiernos autonómicos lo ponen de manifiesto.

    Una Navarra sujeto político que solo puede fortalecerse en el reconocimiento convencido de su pluralidad y consecuentemente en la apuesta por la convivencia, también institucional, ¡sin exclusiones!

    Esto se lo hemos dicho en privado y en público al partido socialista a lo largo de las negociaciones: si la presencia de Geroa Bai, si sus exigencias para entrar en el Gobierno eran un obstáculo, no hubiéramos tenido problema alguno en facilitar desde fuera otro gobierno, con otros actores… pero en nuestra oferta sí había condiciones: para Geroa Bai sí había líneas rojas y la primera de ellas llevar al Gobierno la pluralidad que las navarras y navarros han traído a este Parlamento.

    Y aunque ese equilibrio imprescindible ha peligrado en algún momento, al final lo hemos podido reconducir entre las tres fuerzas que conformaremos el Gobierno.

    Una presencia imprescindible para trabajar en los acuerdos y gestionar las diferencias.

     

    Kideon artean agerikoena izan den desakordioetako bat euskararen inguruko politika publikoen gaineko jarrera izan da. Baina Geroa Bain oso argi dugu: aurrera egitea ez den beste guztia, atzera egitea da.

    Eta horregatik, 2023ko akordio hau 2019koa baino anbizio handiagokoa eta exijenteagoa egin behar genuen: anbizio handiagoko akordioa, PSNrekin dauden desakordio puntu horiek argi eta garbi adierazten dituelako, bere garaian planteatu ez zirenak eta legealdian zehar loratu direnak alegia.

    Adibide enblematiko bat jartzearren, eta Euskararen Plan Estrategikoan hau oso agerikoa da: Euskararen Nafar Kontseiluak adostu zuena bete dadin eskatzen jarraituko du Geroa Baik; eta ildo horretan lanean jarraituko dugu. Eta egia delako 8 urte hauetan hizkuntza politiketan aurrerapausoak egon direla, Geroa Bai egon izan ez balitz ezinezkoak izango liratekeen aurrerapausoak.

    Azken finean, euskarari bultzada ematea eta gure gizartean bere normalizazioa ahalbidetuko duten politika publikoen alde Exekutiboak egin behar duen apustua finkatzeko legealdi berri bat, euskara Nafarroako herritar guztientzako bizikidetza eta batasun elementu moduan uler dadin. Hemen, Euskarabidearentzako finantzaketa nahikoa bermatzea funtsezkoa da (gogorarazi nahi dut bere aurrekontua 6 aldiz biderkatu dela 2015az geroztik); eta hau guztia -tokiko erakunde eta eragile sozialekin lankidetzan- helduen euskalduntzea doakoa izateko aurrerapausoak ematen jarraitu ahal izateko, haur eta nerabeek euskarazko aisialdi jarduerak egin ahal izateko, edo euskal kultura, digitalizazioa, euskarazko komunikabideak eta beste hainbat helburu bete ahal izateko.

    Eta legegintzaldi berri bat ere, Nafarroako Gobernuak bere Departamentuetan herritarrei ematen dien euskarazko arretari -presentziala eta telematikoa- bultzada emateko, horretarako Departamentuetako Hizkuntza Planak onartuko ditugularik. Nafarroako Administraritza publikorako sarbidean euskararen ezagutza merezimendu moduan baloratzeko konpromisoa jasotzen du ere Akordio Programatikoak. Honi dagokionez, Eremu Ez Euskalduna kanpoan uzten duen arren, berandu baino lehen anomalia bidegabe eta irrazional hau gainditzeari Geroa Bain ez diogu uko egingo. Eta honetarako, ez dezagun ahaztu, Parlamentuko gehiengoa beharko da.

    Eta Legegintzaldi berria ere Hezkuntza Departamentuari dagozkion konpromisoak betetzeko, hau da, A eta D ereduen eskaera guztiari erantzuna emateko, hezkuntza alorrean euskararen erabilera sustatzeko eta berriki D eredua ezarri den udalerrietan, institutu publikoa duten kasuetan, Bigarren Hezkuntzan D ereduko linea irekitzeko.

    Baldintza hauek gabe, gobernua ez delako aurrerakoia izango.

     

    [Una de las discrepancias más evidentes entre socios es la posición en torno a las políticas públicas en torno al euskera. Pero en Geroa Bai lo tenemos muy claro: todo lo que no sea avanzar es retroceder.

     

    Y por eso teníamos que hacer más ambicioso y exigente este acuerdo de 2023 con respecto al de 2019: un acuerdo más ambicioso porque explicita esos puntos de discrepancia con el PSN que entonces no se plantearon y que a lo largo de la legislatura han surgido.

     

    Por poner un ejemplo emblemático, y en el caso del Plan estratégico del euskera esto es evidente: Geroa Bai seguirá exigiendo cumplir con lo que el Consejo Navarro del Euskera acordó; y en esa línea seguiremos trabajando. Y porque es verdad que en estos 8 años ha habido un avance en las políticas lingüísticas que sin Geroa Bai no hubiera sido posible.

     

    En definitiva, una nueva legislatura para afianzar la apuesta del Ejecutivo por políticas públicas que permitan avanzar en el impulso y normalización del euskera en nuestra sociedad, así como en su consideración como elemento de convivencia y unión entre toda la ciudadanía navarra. Aquí, es fundamental la garantía de financiación suficiente para Euskarabidea (quiero recordar que su presupuesto se ha multiplicado por 6 desde 2015); y todo esto para que -en colaboración con las entidades locales y sociales- podamos seguir dando pasos hacia la gratuidad del aprendizaje del euskera por parte de personas adultas, la realización de actividades de ocio y tiempo libre en euskera para niñ@s y adolescentes, la cultura euskaldun, la digitalización, los medios de comunicación en euskera, además de un largo etcétera.

     

    Y también una nueva legislatura para fortalecer el impulso del Gobierno de Navarra a la atención -presencial y telemática- en euskera a la ciudadanía en sus Departamentos, a través de la próxima aprobación de los Planes Lingüísticos departamentales. El Acuerdo Programático firmado también recoge el compromiso de valorar como mérito el conocimiento de euskera en el acceso a la Administración pública navarra. A este respecto, no olvidamos que si bien deja fuera a la Zona No Vascófona, en Geroa Bai no renunciamos a que en un futuro más cercano que lejano superemos esta anomalía, injusta e irracional. Algo para lo que, tampoco olvidamos, será necesaria una mayoría parlamentaria.

     

    Y también una nueva legislatura para la que el acuerdo recoge el compromiso del Departamento de Educación para satisfacer toda la demanda en los modelos A y D, fomentar el uso del euskera en el ámbito educativo y garantizar que en aquellas localidades donde se hubiera implantado recientemente el modelo D, y cuenten con instituto público, se abra línea de modelo D en educación Secundaria.

     

    Porque sin estas condiciones, un gobierno progresista no lo es.]

    Y no hay gobierno de progreso si no avanzamos también en euskera con medidas como las que he ennumerado en relación al acuerdo programático.

    Y faltan otros acuerdos, que Geroa Bai ha querido subrayar en el capítulo de desacuerdos, con una reflexión que quiero trasladarle hoy señora Chivite: esas medidas para avanzar en la normalización del euskera en Navarra cuentan con más parlamentarios, muchos más, entre quienes apoyaremos de una u otra manera su investidura que los de su partido.

    Esta legislatura debe ser un punto de inflexión en esa división que penaliza al euskera y castiga a la Navarra euskaldun.

    Volviendo al ámbito del acuerdo, quiero recordar también la Acción Exterior y las políticas de Memoria y Convivencia: Navarra ha avanzado mucho en estas materias desde que en 2015 decidimos darles el protagonismo merecido: y cuando hablo de protagonismo hablo de solidez institucional, dotación presupuestaria y medios humanos para llevar a cabo políticas púbicas consistentes.

    Un camino que esta legislatura da un paso más con la vicepresidencia de Acción Exterior, Memoria y Convivencia y Euskara que ostentará Ana Ollo.

     

    Y por eso quiero poner en valor que junto con las discrepancias, hay un extenso y ambicioso programa de acuerdos para seguir avanzando en el bienestar de la ciudadanía navarra.

    Yo no diré que este es el acuerdo más ambicioso de los que hemos alcanzado la mayoría progresista de esta cámara desde 2015, porque no lo creo.

    Pero sí afirmo que sigue en la senda más ambiciosa de cambio, democratización y equidad que Navarra ha vivido en el último siglo de nuestra historia.

    Y en ese camino tenemos la tarea urgente de la sanidad pública navarra. Aquí quiero detenerme para agradecer especialmente a Fernando Domínguez su disposición y su trabajo, como lo hago también al resto de consejeras y consejeros que asumirán sus respectivas responsabilidades en el nuevo gobierno.

    Una tarea en Osasunbidea para la que Geroa Bai puso una condición imprescindible, llámenle línea roja también, para llegar al acuerdo: el compromiso de suficiencia financiera, de esfuerzo económico de todas las partes como ya hemos visto en la pasada legislatura.

    Tanto en el punto 5 de los Principios Básicos del acuerdo, como en el punto 1 del capítulo dedicado a Salud queda recogido ese compromiso.

    Me detengo para leer en esta sesión este último:

     

    En el ámbito de la salud se garantizará la universalización de la asistencia, la equidad en el acceso, la atención sanitaria integrada y la reducción de las desigualdades en salud impulsando la Atención Primaria y promoviendo la eficiencia clínica en el uso de los recursos sanitarios optimizando los servicios públicos y garantizando el uso eficiente y coyuntural de los recursos concertados para reducir los tiempos de espera. En el reconocimiento de la prioridad que para el Gobierno tripartito supone este compromiso político, se garantizará la suficiencia presupuestaria y el control del gasto.

     

    Este es, señora Chivite, el acuerdo que hemos asumido PSN, Geroa Bai y Contigo Zurekin.

    Desde mañana, señora Chivite y ya como presidenta, será su compromiso.

    Un compromiso sin cuyo cumplimiento, y esta es la responsabilidad que asume en esta investidura, hará inviable el propósito que todos tenemos de dar a Navarra la mejor sanidad pública.

     

    Y si el reflotamiento de nuestro modelo de sanidad pública como eje principal de equidad y de democracia es un reto navarro y europeo, también lo son y en la misma senda la transición ecológica y la transición digital; otra de las responsabilidades que asume Geroa Bai en el próximo Gobierno en los departamentos que dirigirán Mikel Irujo y Jose Mari Aierdi.

    Hoy es una realidad innegable que nos enfrentamos a estos dos desafíos descomunales: de hecho, solo desde posiciones ideológicas totalitarias y precisamente con objetivos totalitarios se niega la mayor.

    Las transiciones ecológica y digital no son cuestionables desde criterios lógicos y científicos. Quienes sostienen desde posiciones infundadas el negacionismo de estas transiciones disruptivas, son sencillamente unos insensatos o su egoísmo para con la vida de sus conciudadanos no tiene límites.

    La Unión Europea está marcando un camino de vanguardia en ambas transiciones, no exento de riesgos en el ámbito de cesión de soberanía que habremos de observar con celo desde las instituciones navarras, y al mismo tiempo lleno de oportunidades al unir fuerzas para alcanzar los objetivos. Pero, además, tenemos la obligación de abordar ambas transiciones de forma justa. El factor humano, la exigencia de mantener el vector de la equidad en la operación debe ser la piedra angular de las políticas verdes y digitales si queremos tener éxito.

    El problema es que estamos obligados a tomar medidas con urgencia, sino de emergencia. Esto supone escaso tiempo de transformación de los principales sectores contaminantes que siguen siendo la base de la economía productiva. Las industrias de consumo, las mayores generadoras de emisiones de CO2 a la atmósfera, son también las que más empleo crean y, por tanto, de las que depende en más medida el mantenimiento del Estado del Bienestar del que disfrutamos. Transformar los sectores industriales es también darle la vuelta a las fuentes de energía de las que depende su producción. Abandonar los combustibles contaminantes es, asimismo, un proceso muy costoso para las empresas, que están dejando de ser competitivas con otras áreas del mundo que, por un lado, no están siendo tan ambiciosas en el cumplimiento de la agenda de neutralidad de emisiones, y que además nos llevan ventaja en la carrera innovadora, científica y técnica, como es el caso de EE.UU. y China.

    Que los ciudadanos somos plenamente conscientes del reto que supone la emergencia climática no está en duda. Pero no es menos cierto que, en este último año, la preocupación por las condiciones económicas de vida se ha situado a la cabeza de los desvelos de nuestros hogares. Lo primero es lo primero y, ante todo, los ciudadanos quieren mantener su nivel de vida y bienestar.

    En este contexto debería llevarse a cabo una profunda reflexión y un serio análisis de a dónde hemos llegado con las medidas hasta ahora adoptadas y de qué consecuencias tendrá que sigamos por el actual camino trazado. Y esto nos concierne también y especialmente a este Parlamento durante los próximos cuatro años de legislatura.

    De nada sirve que lancemos ley tras ley, si la sociedad no acompaña al legislador en este proceso transformador. Y menos útil aun es avanzar sin alcanzar cambios significativos del modelo productivo y de consumo. Si no queremos basarlo todo en el decrecimiento, tenemos que seducir a la sociedad sobre la necesidad de vivir bajo el paradigma de la Economía Circular, algo que hoy por hoy, está aún lejos de la realidad.

    En Navarra, estamos bien preparados para asumir las dos transiciones de manera justa. Partimos de un nivel de renta per cápita alto, tenemos un tejido productivo mayoritariamente industrial y nuestra mano de obra es altamente cualificada. Se trata, por tanto, más bien de saber aprovechar las oportunidades que nos ofrecen el paradigma de la descarbonización y de la incorporación de ciencia y tecnología como la Inteligencia Artificial para afrontar el futuro. Ambas son responsabilidades que en Geroa Bai hemos venido ejerciendo y volvemos a hacerlo ahora en el nuevo Gobierno que saldrá de esta investidura. Conocemos los retos y los objetivos y hemos demostrado tener los mejores equipos para gestionarlos.

    Y será tarea inexcusable del Gobierno “bajar a tierra”, llevar todas las oportunidades de esta transición a territorio navarro. Porque solo desde esta premisa podrá tener una oportunidad cierta de éxito la tarea contra otro de nuestros retos urgentes: la despoblación. Pirineo o Tierra Estella son ejemplos paradigmáticos que reclaman seguir con más ambición en la senda iniciada esta legislatura pasada.

     

    Un periodo de Gobierno que da paso a la nueva legislatura que repite usted, señora Chivite, y que lo hace consolidando una realidad que quiero subrayar con satisfacción: será la cuarta legislatura, consecutivas además, en que Navarra tiene al frente de su primera institución, de su Gobierno a una mujer.

    Esta es una realidad que solo a quienes afirman que la realidad de género “es partidismo” le puede molestar.

    Por el contrario, esta es una realidad que hemos contribuido a consolidar muchas formaciones políticas navarras, a un lado y a otro del arco parlamentario; seguramente con posiciones bien diferentes en torno al desarrollo de políticas de igualdad.

    Pero es una realidad que construye en positivo una sociedad navarra mejor.

    Entre los retos que va a tener en la presidencia que ahora revalida está también señora Chivite, el de dotar de la mayor estabilidad posible al Gobierno y en sus acuerdos con el Parlamento.

    Tendrá que fortalecer los acuerdos y mediar para el interés general de la sociedad en los desacuerdos. Como presidenta de Navarra a usted le corresponde la máxima responsabilidad asumiendo su presencia en las reuniones con los socios, como así acordamos en el acuerdo de 2019 y hemos tenido que exigir en el actual.

    Deberá tejer confianza donde ha quedado quebrada, porque esa será la base de un gobierno fuerte y estable.

     

    Amaitu aurretik, Geroa Bairentzat, Gobernu akordio honek, eta hortaz, María Chiviteren inbestidurari emango diogun baiezkoak, Nafarroa subjektu politikoa izatearen duintasuna berreskuratzeko 2015ean hasi genuen bide beretik jarraitzen du. Batzuk lehendik Nafarroa Bain aldarrikatu, garatu eta adierazi genuen proiektua hain zuzen ere. 

    “Navarra cuestión de estado” delakoa hainbestetan erabilitako diskurtsoarekin amaitzeko aldarrikapena da gurea, horren atzean hainbestetan agerian geratu den errealitate tristea besterik ez baitzegoen, nafarron borondate politikoak gure mugetatik kanpo zeuden joan-etorri alderdikoien menpe amaitzen zuela alegia.

    Bai: aldaketak aurrera egiten jarraitzen du, eta Nafarroako erakundeak Nafarroako herritarrek Nafarroan bertan aukeratzeko Geroa Bairen ahalegina bezain sakona da aldaketa hori.

    Hori da beste behin ere datorren legegintzaldi honetarako Geroa Bairen helburu nagusia.

     

    Voy finalizando señor presidente.

    Para Geroa Bai, este acuerdo de Gobierno, y por lo tanto nuestro sí a la investidura de María Chivite, continúa la senda que iniciamos en el año 2015 de recuperar para Navarra la dignidad de ser sujeto político: un proyecto que algunas ya habíamos reivindicado, desarrollado y expresado anteriormente en Nafarroa Bai.

    Una reivindicación para terminar con el manido discurso del “Navarra cuestión de estado” que solo escondía la triste realidad tantas veces evidenciada de que la voluntad democrática de las navarras y los navarros terminaba sometida a los vaivenes partidarios fuera de nuestras mugas.

    Sí, el cambio continúa y es un cambio tan profundo como el empeño de Geroa Bai de que las instituciones navarras las elijamos la ciudadanía navarra y en Navarra.

    Ese es una vez más el objetivo central de Geroa Bai para esta próxima legislatura y para el que aquí, y donde nos corresponda, seguiremos trabajando.

     

    Suscríbete a nuestra newsletter