Volver atrás

Koldo Martínez critica en el Senado al ministro de Interior y la actitud de exdirigentes de la izquierda abertzale

Condena las manifestaciones de Joxemari Olarra tildando de “demócratas de mierda” a quienes se oponen a los recibimientos a expresos de ETA

    Koldo Martínez Koldo Martínez

    El senador autonómico de Navarra, Koldo Martínez (Geroa Bai), ha sido muy crítico hoy en el pleno de la Cámara Alta con el ministro del Interior, Grande-Marlaska, a la vez que ha censurado comportamientos de dirigentes de la izquierda abertzale que han calificado de “demócratas de mierda” a los concejales de diferentes grupos políticos que han pedido que no se permitan los recibimientos a presos de ETA excarcelados.

     

    En el transcurso del debate de una moción de Ciudadanos que reclamaba la dimisión del ministro del Interior por el cese del coronel Pérez de los Cobos, Koldo Martínez ha señalado que “puestos a pensar en motivos para solicitar la dimisión del Ministro del Interior, el aducido por Ciudadanos es el que menos nos importa a Geroa Bai. De hecho, no entendemos cómo Marlaska no cesó al coronel Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid en cuanto llegó al Gobierno. No entendemos que un ministro socialista mantuviera su confianza en una persona que tiene en su haber la 'operación Kitchen', la 'policía patriótica', la utilización de los 'fondos reservados' y un largo etcétera de conductas incalificables. En aquel momento, todo el mundo lo hubiera entendido como lo más lógico, excepto quienes hoy van a votar a favor de la dimisión”.

     

    Koldo Martínez ha mostrado sus dudas respecto a la voluntad expresada en una comparecencia anterior del ministro ante el Senado de modernizar la policía, ya que Grande-Marlaska se ha negado hasta ahora a investigar a fondo las muertes de Mikel Zabalza o Germán Rodríguez. Sí que ha reconocido el senador autonómico de Navarra al ministro “el cumplimiento con lo que debe ser una política penitenciaria democrática, concretada en el acercamiento de las personas presas, de todas, a los lugares en los que sus familias viven. También el que, por fin, al parecer, la transferencia de Tráfico a Navarra comprometida por el presidente Sánchez a nuestra lehendakari Uxue Barkos en octubre de 2018 vaya a ser una realidad”.

     

    El senador de Geroa Bai ha aludido también a la desaparición de ETA, al tiempo que ha criticado algunas posiciones de responsables de la izquierda abertzale que años después siguen manteniendo actitudes y lenguajes que retrotraen a los tiempos de la violencia política. “Aprovecho que estoy hablando hoy para recordar que el 4 de mayo de 2018, los lehendakaris Barkos y Urkullu, suscribieron una declaración conjunta en Bértiz, Navarra, confirmando la desaparición unilateral, efectiva y definitiva de ETA, y afirmaban que por fin se daban las condiciones para abrir definitivamente una nueva etapa de convivencia, por la que tanto veníamos trabajando desde las instituciones y la sociedad. Una nueva etapa en la que la reparación integral a las víctimas constituye una tarea prioritaria y asumían e impulsaban compromisos compartidos para consolidar la convivencia, tras el anuncio de la definitiva desaparición de ETA. Desaparición que celebramos de corazón”.

     

    Grupos y personas que hasta no hace mucho gritaban ‘ETA, mátalos’ hoy muestran en las instituciones españolas su cara más amable. Y bienvenida sea. Pero algunos de ellos –en referencia al artículo que escribió recientemente el exdirigente de HB, Joxemari Olarra- publican cosas como ésta: ‘Todos los concejales del PNV, PSOE y de Podemos, que piden que no se permitan los recibimientos a los presos políticos vascos son unos demócratas de mierda. Estos son tan dignos de respeto como otros que dispararon, hirieron y mataron por sus ideas y sus convicciones, nacionalistas, socialistas, anarquistas o comunistas en la guerra del 36’ Y nuestro horror, nuestro vómito ante tales afirmaciones se hace irrefrenable” ha recalcado el senador de Geroa Bai.

     

    Rechazo al relativismo ético

     

    Frente a ese inaceptable lenguaje –ha añadido Koldo Martínez-, desde Geroa Bai queremos insistir en la necesidad de verdad, justicia y reparación para todas las víctimas, para todas, pero también en el rechazo a ese relativismo ético en el que los nuestros son siempre los buenos y los otros, ‘los venidos de fuera’, ‘los rojos’, o ‘los fachas’, los malos. Y siempre hemos rechazado, y seguiremos haciéndolo, que alguien, sea quien sea, se arrogue la representación de todo un pueblo sin que éste se la haya reconocido o que se discrimine, se reprima o se detenga a personas por cuestiones ideológicas o de otro tipo sin justificación”.

     

    Con la ley mordaza, la condena al policía que mató a George Floyd no hubiera sido posible

     

    Finalmente, en su intervención, Koldo Martínez ha vuelto a pedir la derogación de “la infame ley mordaza, por antidemocrática, por ser más propia de una dictadura que de una democracia, y porque ha limitado de manera brutal derechos democráticos que creíamos asegurados. También porque creemos que hay que poner coto a actuaciones desmedidas de la autoridad policial, sin el cual, todo es posible para las fuerzas del orden y poco, muy poco, para quienes quieren mostrar su desacuerdo o simplemente informar sobre el mismo. Y con la Ley Mordaza no hubiera sido posible condenar al policía que mató a George Floyd porque los testigos que vieron la agresión policial no hubieran podido grabarla”.

     

    La mesa del Senado rechaza hablar de Zabalza, Germán Rodríguez y Patxi Zamora

     

    Koldo Martínez ha mostrado su disgusto por la negativa de la Mesa del Senado a incluir en el debate sobre la dimisión del ministro del Interior una enmienda de Geroa Bai que aludía a las muertes de Mikel Zabalza y Germán Rodríguez y que solicitaba al Gobierno el levantamiento del secreto sobre documentos que ayudarían a esclarecer estos hechos. En la misma enmienda, que finalmente no ha podido ser debatida, el senador autonómico de Navarra pedía también la restitución en su puesto de trabajo de Patxi Zamora, despedido de Iberia por causas ideológicas.

     

    Suscríbete a nuestra newsletter